Cómo comprar una camper y no arruinarse

Vamos a explicaros nuestra historia. La historia de un fracaso, de los que tropezaron dos veces con la misma piedra. Sí. Pero también de los que han aprendido mucho.

No queremos centrarnos demasiado en nuestra antigua VW T3 ya que eso daría pie a un post completo, pero lo dejaremos en que tuvimos mala suerte.

La decisión

Mucho habíamos pensado en el tipo de furgoneta que se adaptaba más a nosotros y tras tener esto claro aún nos asaltaron más dudas. ¿Una furgo nueva? ¿Algo de segunda mano?

Pues viendo lo inflado que se encontraba el mercado de segunda mano y después de pasar por el Salón del Caravaning de Barcelona, parecía que habíamos encontrado la mejor opción. Conocimos a @planetacamper que importaban camperizaciones de Clever. Los recomendamos mogollón por el trato y la calidad/precio de sus campers. Pero como no queríamos pedir un préstamo decidimos esperar un año ahorrando para la compra.

Este tiempo no sólo se nos hizo largo: vender la T3 y quedarnos sin nuestro sueño de viajar en furgoneta, los meses pasaban muy lentamente así que seguíamos mirando…

Empezamos a mirar de segunda mano algo que nos encajaba un poco más, pero parecía muy complicado (empresas que bajaban furgonetas de Alemania y luego las camperizaban aquí…). No nos daba mucha confianza, entonces vimos una Citroen Jumper de segunda mano que nos encajaba con el presupuesto y se veía bastante bien. Hablamos con el vendedor (@mundocampers) que era de Málaga y aprovechamos que ese finde íbamos a estar en Madrid para acercarnos.

La compra

A primera vista todo parecía perfecto. La furgoneta estaba impecable y se ofrecieron a hacer algunas modificaciones incluyéndolas en el precio. Cerramos el trato y tras dos meses de papeleo y homologaciones nos la entregaron.

Entonces tuvimos la primera sorpresa: en el momento de recogerla no funcionaba la bomba del agua. El vendedor ya se había ido a Marbella y decía que no podía antendernos ese mismo día. Nosotros teníamos que volver a Barcelona ya que trabajábamos el lunes… Conseguimos que el taller que había hecho la camperización le echara un vistazo (@lifescampersmalaga) aún estando fuera de su horario de trabajo. Muy amablemente estuvieron mirándolo todo, el problema venía de la modificaciones que había hecho el vendedor (una chapuza…). Finalmente como el experto en instalaciones no podía atendernos accedimos a llevarnos así la furgoneta para volver con más tiempo y entre semana.

Aprovechamos las vacaciones de verano y volvimos a Málaga. Nos costó una semana de las 3 que teníamos en Agosto pero dieron con el fallo y lo solucionaron. Tuvimos que dar bastantes vueltas: entonces comenzó a fallar la nevera, id a esta dirección, etc. Al menos hicimos un poco de turismo 😅.

Nuestras recomendaciones

En resumen, ya sea nueva o de segunda mano intenta tener referencias de la empresa en cuestión. Intenta hablar con alguien que haya comprado una Camper allí o haya hecho algún trabajo con ellos.

Desde aquí y de manera totalmente altruista recomendar a @lifescampersmalaga ya que de habernos evitado el intermediario no hubiera habido ningún problema y trabajan muy bien.

También podemos recomendar después de valorar y comparar muchas empresas de camperización a Planeta Camper en Vizcaya pues creemos que sí puedes permitirte gastarte unos 40.000 euros vas a acertar seguro. Hacen unas camperizaciones muy completas a un precio muy competitivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *